Reguilón-Vinicius: la pareja de oro del Madrid por la izquierda

  • El canterano blanco y el crack brasileño fueron los mejores ante el Barcelona y están llamados a convertirse en los dueños del carril zurdo del Bernabéu en los próximos años
Reguilón y Vinicius Reguilón y Vinicius
Reguilón y Vinicius.

Ni Marcelo, ni Bale o Asensio, Sergio Reguilón y Vinicius Junior forman la nueva pareja de oro del Real Madrid por el costado izquierdo. El canterano blanco, a sus 22 años, y el crack brasileño, a sus 18, fueron los mejores del equipo blanco en todo un Clásico con un billete a una final de Copa del Rey en juego. Desconocemos si es o no una buena noticia para el Madrid, pero dice mucho del talento y el compromiso de los dos futbolistas.

De Vinicius ya no sorprende absolutamente nada. Volvió a ser el mejor aval de los de Santiago Solari. El Madrid se encomendó a su figura en un duelo ante el Barcelona y no defraudó. Hizo de casi todo: encaró, regateo casi siempre con éxito, combinó y centró. Solo se le puede poner un ‘pero’. La definición. Pudo ser el gran héroe de la noche porque tuvo cinco ocasiones claras, pero no remató el trabajo.

Esos fallos a puerta, decisivos, sí, no deben empeñar la exhibición que ofreció en el Clásico. Fue un quebradero de cabeza constante para Semedo, que no podía pararlo ni con la ayuda de Sergi Roberto. Estuvo en todas, hasta en un posible penalti que no le pitaron. Nunca se escondió y, pese a los fallos, se llevó la gran ovación de la noche. Tiene al Santiago Bernabéu rendido a sus pies.

Pero si Vinicius estuvo a la altura como extremo, Reguilón brilló desde el lateral. Iba en ‘moto’. Subía, bajaba, volvía a subir y volvía a bajar. Tuvo apenas un fallo considerable y lo solventó sin dificultades. En su primer Clásico, confirmó el porqué es titular en LaLiga y en la Champions por delante de Marcelo, que solo jugaba la Copa y ahora tampoco podrá hacerlo. Reguilón estuvo incansable. Hasta se asomó por el área rival con un cabezazo que obligó a lucirse a Ter Stegen.

El Madrid puede estar tranquilo. El canterano se ha erigido como el relevo natural del segundo capitán. Las dudas quedaron disipadas ante el Barça. De igual forma que las de Vinicius por Bale, que jugó el tramo final y pasó desapercibido. Inédito. El juego de los blancos estuvo volcado por la banda izquierda y, lejos de desentonar, Reguilón y Vinicius tienen ‘cuerda’ para rato. No hay quién frene su progresión.

REPORTAJES - DEFENSA CENTRAL
REPORTAJES - DEFENSA CENTRAL