-->

El Madrid debuta a lo grande en la Euroliga 2018-19

  • El equipo de Laso no tuvo ningún problema para ganar con solvencia al Darussafaka (109-93).
Llull  Llull
Llull
Rubén Gómez Rubén Gómez

Después de empezar la temporada como un cohete, con victoria en la Supercopa y pleno de triunfos en la ACB, el Real Madrid recibía a los turcos del Darussafaka en el Palacio con una única consigna, poner el 1-0 en su casillero de victorias-derrotas de la máxima competición continental. 

El Real Madrid arrancó su defensa de la Euroliga a todo trapo. Con un quinteto en el que sobresalían las piernas de Llull, los tiros de Randolph y la intimidación de Tavares los de Pablo Laso empezaron marcando diferencias desde bien temprano (17-6 min.5). Los blancos eran capaces de contener a un equipo muy físico, el Darussafaka, que, sin embargo, no quería dar su brazo a torcer bajo ningún concepto (25-18 min.10).

Si el primer cuarto había sido un festival ofensivo de los merengues, el segundo fue todavía un poco más allá. Y eso que el Madrid estuvo algo más irregular, con picos más altos y otros más bajos en su forma de jugar. Cuando Tavares no estaba en pista el equipo lo notaba porque los turcos se hacían más fuertes en la pintura blanca. A pesar de ello, la sangre de Campazzo y Felipe Reyes mantenía a los merengues con ventaja. Una renta, que gracias a una acción final de Rudy que acabó en un triple, le daba al Madrid una holgada ventaja al descanso (53-38, min.20).

Si los dos primeros cuartos fueron más que acertados por parte del Real Madrid, el tercero fue un culto a la anotación. Por parte de los dos equipos, pero más aún del lado de los de Laso. 38 puntos consiguieron los blancos durante estos 10 minutos. Con todos los jugadores aportando, el Madrid se convirtió en una máquina imparable que finalizaba el periodo con una canasta desde el centro del campo de Llull (91-69, min.30).

El último cuarto fue un trámite que había que cumplimentar. El Madrid pasó de los 100 puntos a los 35 minutos, una señal inequívoca de lo sobrado que había ido el equipo a nivel ofensivo. La relajación de los de Laso en defensa se dejó notar, lo que permitió al cuadro turco adecentar algo su derrota abultada en la casa del campeón (109-93). .