Ir a versión clásica Ir a versión móvil
31 diciembre 2017

El Madrid de Laso amplía su sonrisa a costa de un peleón Estudiantes

  • Real Madrid 96-89 Movistar Estudiantes
Luka Doncic en un partido de esta temporada Luka Doncic en un partido de esta temporada
El Real Madrid ha despedido el año jugando el derbi ante el Estudiantes
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El Real Madrid de baloncesto ha logrado este domingo como local una sufrida victoria (96-89) ante el Movistar Estudiantes en el derbi que ha servido para cerrar un 2017 lleno de altibajos. Liderados una vez más por el excepcional Luka Doncic (24 puntos, 8 rebotes y 5 asistencias para 33 de valoración) el equipo de Laso se logró quitar de encima a un correoso rival y sumó su séptima victoria consecutiva para seguir liderando la Liga Endesa durante al menos un par de semanas más.

El Estudiantes entró en pista más entonado

El derbi comenzó con el Real Madrid algo dormido y el Estudiantes extramotivado como acostumbra en este tipo de partidos. Así, los colegiales se pusieron rápidamente con un 2-6 de salida (min.2) que los blancos tardaron unos minutos en remontar. De hecho, el cuadro de Salva Maldonado continuó manejando pequeñas ventajas durante los primeros compases del partido (11-14, min.7) y no fue hasta los compases finales de este primer período (19-16, min.10) cuando el equipo blanco pudo coger algo de aire gracias al buen inicio de Causeur y Thompkins.

Reacción y estirón madridista

Para el segundo cuarto el Real Madrid ya había entrado en calor y Luka Doncic ya estaba plenamente instalado al mando de las operaciones. De esta forma poco a poco la diferencia a favor de los locales fue creciendo (27-21, min.13), aunque siempre con el Estudiantes dando la sensación de ser un bloque duro de roer. Los estudiantiles no le perdieron la cara en ningún momento al choque a pesar de que el equipo blanco empezaba a tirar con la quinta marcha, por lo que supieron resistir aunque las ventajas merengues llegaron a superar por momentos los 10 puntos (42-29, min. 18).

Y gran culpa de que el partido llegara más tarde a un final igualado residió en que el equipo de Ramiro de Maeztu limó las diferencias en la recta final de la primera parte. Con Brown y Landesberg como auténticas referencias en ataque el 'Estu' se acercó algo antes de acudir al túnel de vestuarios, por lo que el derbi llegó vivo al descanso (46-39, min. 20).

Los colegiales le ponen emoción

Y a ello se agarró el Estudiantes, porque a la vuelta del tiempo de asueto entró en calor más rápidamente que su rival y asustó verdaderamente a la afición madridista presente en el WiZink Center. Del 50-39 (min. 23) se pasó al 50-50 en menos de tres minutos gracias a la actuación de un Landesberg desatado. De hecho, el norteamericano protagonizó un pique muy llamativo con el otro gran jugador del partido, Luka Doncic, ya que ambos se encararon en más de una ocasión sobre el parqué y no dudaron en jugar duro para intimidar al rival.

Pero cuando más llovía el Madrid volvió a tirar de garra y estiró de nuevo la 'goma' tras dos triples de Carroll y Maciulis (62-54, min.27). Esto le permitió al equipo manejar una cómoda renta para encarar el último cuarto con buenas opciones de ganar el partido (68-63, min.30). Sin embargo, el Estudiantes se había presentado en el derbi con más vidas que un gato y se remangó con para dar guerra por última vez con un parcial de salida de 0-6 (68-69, min.31).

El Estudiantes tensa la cuerda... pero el Madrid resiste y gana por desgaste 

FICHA TÉCNICA:

96 - Real Madrid: 
Campazzo (9), Causeur (8), Yusta (-), Thompkins (13) y Tavares (6) -quinteto inicial-; Doncic (24), Carroll (11), Reyes (13), Taylor (2), Maciulis (6) y Randle (4).

89 - Movistar Estudiantes: Cook (3), Cvetkovic (6), Landesberg (29), Suton (9) y Arteaga (4) -quinteto inicial-; Hakanson (-), Brizuela (3), Vicedo (10), Brown (18) y Peña (7).

Parciales: 19-16, 23-16, 22-24 y 28-26.

Árbitros: Jiménez, Aliaga y Olivares. Eliminados Taylor por faltas personales y Landesberg por dos faltas técnicas.

Pabellón: WiZink Center. 10.387 espectadores.



En este punto el bache merengue era evidente y la sangría se agrandaba por momentos (70-74, min.32), lo que llevó a Laso a llamar a capítulo a sus hombres. Pero por fortuna el tiempo muerto surtió efecto gracias al acierto y la calidad de hombres como Felipe Reyes y Facundo Campazzo. El Madrid supo resistir los últimos envites de su rival y se agazapó para darle el tiro de gracia en el momento adecuado. De esta forma se pasó del 80-81 (min.36) al 87-81 en poco más de minuto y medio. 6 puntos de losa que el Estudiantes no pudo levantar, por lo que el equipo madrileño acabó sacando la bandera blanca mientras Landesberg se iba a los vestuarios antes de tiempo tras ver su segunda antideportiva tras su enésimo pique con Doncic.

Al final, 96-89 en un exigente test para acabar al año. Un 2017 que pese a todo se puede considerar como positivo tras la conquista de la Copa del Rey y a pesar de las decepciones de la Liga Endesa perdida ante el Valencia y de las lesiones que están lastrando al equipo. Porque aunque estos problemas han hecho mella en el equipo, el Real Madrid sigue muy vivo y se comerá las uvas como líder en España con dos victorias de distancia sobre el segundo y con un balance de 9-6 en la Euroliga, donde sigue siendo claro candidato al título a pesar del bache sufrido a finales de noviembre y principios de diciembre.

 
 
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información